Read El entenado by Juan José Saer Online

el-entenado

Desde la nada -sin nombre y sin padres, pura orfandad e intemperie- y con alta mar como privilegiado horizonte a principios del siglo XVI, un adolescente llega al Río de la Plata en una expedición española. Esas costas de delirio y pesadilla, habitadas por indios cuyos rituales de un arcaico apetito lo enfrentan a otra percepción de la realidad, ocuparán por el resto de suDesde la nada -sin nombre y sin padres, pura orfandad e intemperie- y con alta mar como privilegiado horizonte a principios del siglo XVI, un adolescente llega al Río de la Plata en una expedición española. Esas costas de delirio y pesadilla, habitadas por indios cuyos rituales de un arcaico apetito lo enfrentan a otra percepción de la realidad, ocuparán por el resto de sus días el centro de su memoria....

Title : El entenado
Author :
Rating :
ISBN : 9788415539582
Format Type : Paperback
Number of Pages : 192 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

El entenado Reviews

  • julieta
    2018-10-11 05:02

    No tenía ni idea de en qué me iba adentrar cuando empecé este libro. No tenía muchas referencias sobre el autor, sólo la recomendación de una amiga, ni sobre la historia. Fue toda una revelación, el mundo de Saer, abriendose mientras más me adentraba en la lectura. Desde el momento en que los indios matan a todos sus compañeros, menos a el, y se los llevan al lugar en donde viven con toda su tribu, empieza una novela de aventuras, o quizás fábula de cosas que pudieron ocurrir, siendo interpretadas por Saer, aún siendo basadas en algo que sabemos que pudo, o no pudo ocurrir. El tema que sea, el canibalismo, o la civilización, la naturaleza humana, todo parece ser pura anécdota para adentrarse en otras reflexiones, cada una más profunda que la otra. La memoria, el pasado, la soledad, la mentira, todos los aspectos de el ser humano pasan por enfrente y se revelan ante nosotros en esta maravillosa "fábula filosófica" , como la describió el mismo Saer.Gran descubrimiento, y me quedo con ganas de seguir leyendo mucho a este maravilloso autor.

  • Stephen
    2018-09-19 02:47

    A brilliant little novel, thankfully reissued by Serpent's Tale (hopefully they will reissue The Event as well). The plot revolves around a cabin boy who is captured and who spends the next ten years living with a tribe of man-eating Indians in South America in the 16th century, but this vague and admittedly shocking description gives only an approximation of what Saer is doing in this work. It is a fine psychological portrait of estrangement and a meditation on how reality can often feel the least substantial thing in the universe. In many ways, I think of it as the antidote to Robinson Crusoe.

  • Ben Winch
    2018-10-17 04:42

    I read this 2-3 months back and I’ve put off reviewing it ever since, biding my time while waiting for some firm impression to rise to the surface. Nothing much has risen yet, and I take this as a sign that Saer’s fable fell on deaf ears in my case, though its author is talented and his vision clear. Still, it seems a funny kind of vision to have dwelt on so intently, an over-inflated short story or novella, vivid but claustrophobic, a too-long exposition of a too-narrow concept, which threatens to explode from its own internal pressure. “The leading Argentinian writer of the post-Borges generation,” the blurb says, and there is something deeply “post-Borgesian” here. For pages at a stretch he’ll get away with it, till some line or paragraph straight from the Borges playbook – too arch, cardboard or self-conscious for Saer’s realist novel though perfect for Borges’s short, unreal parodies – punctures his world. Then he forgets Borges, becomes himself again, breathes new life into it and resumes. It’s subtle – he’s sly, Saer. But personally, I’d have rathered this pure, sharp, brutal, to the point. I can see it clearly, the village of the cannibals, encroached on by unreality and a lone truth-seeing witness. It’s confused and shrouded, but it’s all here, only hidden by a sense of what it wants to be but isn’t.

  • Francisco H. González
    2018-09-26 23:50

    El entenado es mi primer acercamiento a la obra de Juan José Saer (1937-2005). Esta novela, publicada en 1983 y recuperada por Rayo verde, se presenta como un todo indiferenciado, como un mar sin orillas, sin páginas en blanco, capítulos, ni puntos y aparte. Son 182 páginas que he leído con fruición. El planteamiento no es original, a saber, un hombre en las postrimerías de su vida, a la luz de una vela, va vertiendo sobre el papel ríos de tinta negra, a los cuales afluyen sus sueños, sus recuerdos, su experiencia. Todos esos ríos que van a dar a la mar, que es la muerte y que ya ronda cerca. Entre los recuerdos del narrador se hallan las andanzas que este vivió, o sufrió, sesenta años atrás -en el siglo XVI- sin haber cumplido los dieciocho, al embarcarse hacia las Indias, cuando la tripulación cayó en manos de una tribu, que la convirtió primero en su rehenes y más tarde en su alimento. El narrador, afortunadamente, queda apartado de la pulsión canibal de sus captores, lo que sustancia la novela, la cual, curiosamente, en lugar de pasar a referirnos los pormenores del día a día del cautivo -lo que podría ser su particular Corazón de las tinieblas-, al cual se refieren llamándolo "def-ghi" -apelativo que parece sacado de una serie psicotécnica- convierte a éste en una suerte de antropólogo que irá registrando, y luego refiriéndonos, el día a día, el quehacer de la tribu, durante los diez años que el joven marino pasó entre ellos. Las primeras páginas -las que tienen que ver con la singladura y llegada a ese mundo desconocido para los marineros- me recuerdan a otras de Ospina, Mutis, Zweig. Lo que sí me resulta original es el objeto de la narración: los presuntos salvajes, el análisis de su lenguaje, poblado de palabras que expresen una idea y su contraria. Una tribu con sus propias reglas, sus normas de conducta, su ansiedad, su necesidad de orden, de equilibrio; en cierta medida todos ellos son Atlas, que sostienen la bóveda celeste sobre sus hombros y también el peso de una realidad viscosa que los abruma, desconcierta y angustia. Un vivir presentista el suyo, que no es tal cuando necesitan, con periodicidad anual, recuperar su otro yo, sus orígenes, conectar con sus ancestros, con su canibalismo primigenio, del cual se consiguen liberar, pasando a comerse a otros, que no son de su tribu, algo que a sus ojos los convierte en hombres verdaderos. Sí, hombres. Aquí el testigo, el antropólogo, el narrador, no habla de salvajes, no juzga, solo registra y a menudo asiente, porque lo que ve, le parece oportuno, propicio, acorde, natural. Saer tiene la virtud de hacer que todo lo relativo al canibalismo, lo más truculento del relato,, no resulte demasiado estomagante. Cuando la narración sobre los pormenores de la tribu corre el riesgo de resultar reiterativa y monocorde, Saer da un sacudón y entonces todo se precipita y acontecen un montón de cosas y aventuras. Nuestro joven recupera, al lado de hombres como él, su lengua, su ropa, sus rasgos humanos. Lo veremos al lado de un cura, el padre Quesada, que lo sacará del pozo negro en el que estaba sumido. Se convertirá por casualidad en dramaturgo y en actor, contará su historia sobre los escenarios, ganará dinero y tiempo, para luego, en sus postrimerías, ya viejo, en la antesala de la muerte, a la luz de una vela, confesarse, o desangrarse, ante el folio en blanco, tratando de desentrañar qué fue aquello que vivió sesenta años atrás, y en qué medida aquello que padeció, o vivió, lo marcó, lo postró, o lo alumbró.

  • Nati Korn
    2018-10-14 02:40

    Overall this book did not fail to have an impact on me.Some images are so strong they will stay with me for along time. At several points it engulfs you in an atmosphere which is hard to shake off. It made me think and it seems the author did some thinking too while writing this.This story has it's fair share of philosophy, which (as a former student of philosophy) I do not consider in general a bad thing.Why then only three stars (I almost gave it two at one point)?Story telling wise, the strongest part of this book is the first third. As I said, it makes a lasting impression. The writing is also good and so are some very powerful images. Does this makes it "good" literature? Well yes and no. We have to consider the subject matter of it all, in this case: Canibalism!So sure it's all symbolic in a way, it all serves a purpose and yes, good literature sometimes will make your stomach turn. Believe me you'll need an iron stomach to digest this. So I had to speculate, if the subject matter was a different one, will this writing have the same impact on me?The second third of this book is the best. Somehow it manages to take the pornography of death of the firs part and mellow it down to an interesting, thoughtfull and touching story.The last third is all about tying it all up, trying to solve the mystery, to interpret the past. However this is turning into a somewhat repetitious and tiresome philosophical pamphlet. Where has the story telling gone to?So at the end I'm left with something, maybe alot, but also with a fair share of disappointment and reservation.

  • Adriana
    2018-09-19 04:03

    No es de lo mejor de Saer, pero está bueno, quedó muy bien con el contexto litoraleño en el que lo leí. Me gusta mucho cómo va reflexionando sin necesidad de subordinar toda la escritura a la reflexión, sin que la novela termine siendo una excusa para decir algo más (casos Sartre, Blanchot, etc). Tenía razón Daniel Link en que aparecen algunas oraciones mal escritas, pero hay que decir la verdad, son muy pocas.

  • Terresa
    2018-10-06 06:05

    Two notable quotes from this book (there are several):"The memory of an event is not sufficient proof that it really happened."and"The unknown is an abstraction; the known, a desert; but what is half-known, half-seen, is the perfect breeding ground for desire and hallucination."

  • Jim
    2018-10-19 02:55

    What does it truly mean to be primitive, like those now mostly vanished peoples of the Americas whom we displaced? I was greatly astonished by the acuity of Juan José Saer who in The Witness creates a whole world beyond the delta of the Paraná in Argentina.In the 16th century, an unnamed 15-year-old cabin boy is saved by savages who attack a Spanish landing party and kill everyone but him. He is carried along by the Indians, who also carry with them the bodies of the Spanish who had fallen. When they arrive at a village in the interior, the bodies of the Spanish are butchered and eaten, while the narrator watches in horror. What follows is a strange orgy in which the Indians go at one another, irrespective of age or kinship. No one harms the narrator, who is treated rather indulgently for ten years. During this time, he sees the cannibalism and orgiastic frenzy ten times. When a larger party of Spanish is sighted, the Indians send the narrator down river in a canoe, where he is picked up by conquistadores and entrusted to a priest. He is taken to Europe and taught to read and write. After several years of wandering around the continent, he tries to come to terms in describing his experience with the Colastiné tribe with whom he stayed. This analysis is among the most powerful sequences in 20th century literature. At one point, he describes the death of one of the tribe members:And that morning I learned from the battered man, now scarcely breathing, that virtue cannot save us from the surrounding blackness. Even if we have the courage to find our way through one night, a little way of another longer night awaits us. In vain he had, in calmer days, striven to be good; the gaping mouth over which he danced, innocent and poised, devoured him anyway. Our lives are lived in a place of terrible indifference which recognizes neither virtue nor vice and annihilates us all without compunction, without apportioning good or evil.Unforgettably, the novel ends with the memory of a lunar eclipse, which troubles the tribe until the light slowly returns and re-establishes the tenuous existence of their world.Saer died in 2005 after having written many books that are largely unknown to the Anglo world. I think he is at the level of a Borges, Cortázar, Aira, or Bioy Casares as one of the giants of Argentinian literature, and perhaps even of world literature.

  • El Buscalibros | elbuscalibros.com
    2018-10-16 05:54

    Recuerdos y sueños están hechos de la misma materia. Bien mirado, todo es recuerdo. El mundo, a los recuerdos, les proporciona una fecha y un espesor: primero los marca en el tiempo y luego, por su repetición más o menos obsesiva, los dota de existencia. Para el narrador, grumete de una expedición española por el Río de la Plata, el presente no tiene más valor que su parentesco con el pasado. Todo lo presente se reduce apenas a un lugar. Si existe el presente no lo es gracias a la vida, sino por la repetición de una memoria. Y como nada del presente tiene la virtud de ser recordado, solo le queda ser mensajero de una historia ya vivida. Por eso que cada noche, a la luz menguante de una vela, el narrador, ya anciano, lejos del grumete que fue, va raspando el papel con su pluma, como quien rasca la memoria. De la ventana, abierta al silencio de la noche, le llegan los recuerdos. LA RESEÑA SIGUE AQUÍ: http://www.elbuscalibros.com/2016/03/...

  • Eric
    2018-10-18 06:37

    Desordenado, disparejo, de trama demasiado clásica, pero Saer la salva y la da vuelta y te la manda a guardar. ¿Por qué? Porque es Saer, papá.

  • Lucas Rentero
    2018-09-18 04:40

    Impresionante, todo nuestro barro antes de que sea nuestro.

  • Nandes
    2018-10-06 06:56

    4,5/5

  • Leonardo
    2018-10-04 00:56

    ¿Qué es la existencia? ¿Somos algo más que meros recuerdos en los relatos de otros seres? Estas preguntas podrían ser el motivo de un tratado filosófico de altos vuelos... o para una novela memorable y cautivadora como lo es El entenado de Juan José Saer. A través del relato de un joven europeo que es hecho prisionero por una tribu de "salvajes" durante diez años y cuya visión fatalista (a falta de un mejor término) del universo y de la existencia sacuden los cimientos de su propia visión del mundo. En un principio, el libro parece un relato de aventuras clásico (émulo de las grandes novelas de aventuras del siglo XIX) en que un europeo civilizado se veía enfrentando a un mundo "exótico" y "salvaje", al cual terminaba por definir y someter o del cual terminaba por huir, aterrado ante su brutalidad inconquistable. Sin embargo, el autor no sólo subvierte este modelo literario, sino que también subvierte el modelo de subversión del modelo narrativo: aunque, en un segundo momento de la novela, la aventura del protagonista anónimo parece un mero pretexto para explorar una visión del mundo compleja y totalmente extraña ("alien"), pero no por ellos menos válida y convincente, estas disertaciones filosóficas jamás se separan (ni pretenden hacerlo) de la narración misma, como queda plenamente demostrado en la tercera sección, en la que nos desplazamos sin barreras entre el presente de la narración, los recuerdos de la estadía del personaje con la tribu y sus reflexiones sobre la visión que ésta tiene del mundo, de otros seres (humanos) y de las palabras mismas. Las palabras y el lenguaje son, al fin y al cabo, los protagonistas de esta novela, pero no con un afán vanguardista de hacerle guiños constantes a un lector "educado" (escribo esta reseña en el contexto de la supuesta censura a la película Lucifer en la Cineteca Nacional de México), sino como una especie de canto de amor a las palabras y a la literatura, gracias y a pesar de que sólo existimos y permanecemos gracia a éstas. La escritura de Saer es compleja y sútil y es posible detectar el cuidado y la precisión con que eligió cada palabra, cada frase, cada estructura. Por concluir con un ejemplo que podría parecer superfluo, hay pocos escritores que manejaran las comas como él... un elemento que para muchos escritores sería una mera herramienta de la escritura, pero que aquí dan estructura y ritmo a la narración, la reflexión y la escritura misma, volviéndose clave para éstas.

  • Niam
    2018-09-27 04:43

    Ubicado en el siglo XVI, el narrador, huérfano, nacido y criado en un puerto, llega al Nuevo Mundo, donde le toca vivir diez años con una tribu de indígenas cerca de un gran río. Ahora sentado en un cuarto blanco, iluminado con vela, empieza a escribir lo que experimentó...Un resumen violentamente simplista de este libro sería "poscolonialismo con estilo de nouveau roman" (recuérdese la contemporaneidad con Esperando a los bárbaros y Michael K de Coetzee)... sin embargo, lejos de estas explicaciones superficiales, antes que nada es un libro sumamente encantador.Es fácil decir que es "una parodia de las crónicas". Pero lo que el narrador nos revela (o inventa) no son las cosas o rituales extranjeros sino el pensamiento extranjero, o sea, el del Otro. Y dentro de este proceso de reflexión, se ponen en tela de juicio diversos temas fundamentales tales como la virtud de adquirir la escritura, la idea de entender al Otro y la noción de lo que llamamos realidad, todos los cuales se resuelven entrelazándose con la experiencia del propio narrador.Pese a que se despliega un pensamiento sumamente denso e insistente, el estilo de este libro, dotado de un ritmo paulatino y poético, no deja de captar la atención del lector hasta el final. Atrapado por las descripciones minuciosas de los paisajes tales como el océano, los planos y la luna, el lector desciende hacia las profundidades de la novela sin darse cuenta.La descripción de la novela nunca abandona el terreno realista, a diferencia de la atmósfera fantástica que caracteriza a la literatura argentina. Pero si prestamos atención a los detalles con los ojos abiertos o con los oídos atentos, descubriremos que este texto no pudo haber sido escrito sino por un escritor argentino. Su escritura, que no depende de una "realidad" firme y que busca llegar al núcleo de la experiencia a través de una serie de reflexiones, se ubica en el pleno centro de la literatura rioplatense. Además, al oír los gritos de los indios "def-ghi" y descubrir el universo que contienen esas voces, podríamos, creo, escuchar un fino eco de Borges.¿Si somos a los que otro está rezando?

  • Kobe Bryant
    2018-10-02 07:36

    Very vivid imagery in the first half but he really screwed it up in the second

  • Robert
    2018-09-23 06:05

    So far in attempting this challenge, the books I liked the least were the historical novels in translation so I took quite a deep breath for this one but it turns out that The Witness is pretty good and different as well.It starts off a sort of Robinson Crusoe story, a young sailor crash lands on an island in the Americas and the whole crew are slaughtered by Indians, with the exception of him. The narrator and the dead crew is brought back into the tribe and stays there for ten years ( the crew are eaten and form part of a ceremony that is equally bizarre and horrifying) . He finds out that every year there is a mass slaughter and one survivor is brought back but usually they let him go.When he returns to ‘civilisation’, he ruminates on the Indians customs and language and the second half of the novel becomes an anthropological study, which I did not expect at all. Being a student of anthropology, I was reminded of when I had to write a research paper on the Yanomamo tribe and I found lots of parallels.The Witness is one those books that deserve a lot of reflection, despite its brevity there’s a lot going on so absorb as much as you can.

  • Claudio1973
    2018-10-02 04:43

    I actually read this book in Spanish (El Entenado). It's the story of a young man in a Spanish expedition in the new world whose entire group is captured and eaten by cannibals in South America. He is kept by the cannibals as a witness and is treated reverently throughout his stay until they let him go. He is a witness to the tribe's periodic cannibilastic orgies, when most of the time they are a peaceful bunch. Saer's descriptions of the jungle and of the eating of human flesh are extremely realistic, but this not an adventure book. Rather, cannibalism is a metaphysical, spiritual symbol that serves as a vehicle for existentialist musings. Really this book is an amazing accomplishment and I'd recommend it to anyone who wants to read something different. It's too bad Saer is not better known (died not too long ago). He was an Argentine ex-pat living in Paris.

  • alexandra
    2018-09-17 23:57

    3,5 actually.No sé qué pensar de esta lectura. Al empezarla, y en contra de todo lo que esperaba, me gustó. Me encanta la manera de escribir del señor Saer, su prosa te atrapa y aunque no haya ni un solo diálogo en todas estas páginas, el libro no me aburrió. Suelo aborrecer las descripciones y si no se tratase de una lectura obligatoria probablemente la habría abandonado. Me alegro de que lo sea y de no haberlo hecho. El libro es bastante perturbador, sobre todo por las escenas que tan detalladamente describe el autor de "los días oscuros" de los indios. Pensé que no podría acabarlo.Al fin y al cabo fue un libro que me hizo reflexionar y teniendo en cuenta que es totalmente lo opuesto a lo que leo y me gusta leer, no lo he odiado. Eso es bueno.

  • Eugenio
    2018-10-14 03:47

    Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer Saer. Un hombre de campo que tomó ácido o alguna droga experimental, o simplemente una conciencia elevadísima, una forma de reflexión única, atemporal, sin lugar, no es de campo ni es de ciudad. ¿Qué onda Santa Fé? Mi primo me dijo que en Rosario están, sin lugar a duda, las mejores minas. Este libro no puede ser tan bueno. 10 xus. Recomendadísimo para los reflexivos.

  • Thelibrarygirl
    2018-09-29 05:42

    This is one of my favourite books. It allowed me to travel through time to the moment when America was discovered, so i could live for some years with the native, participate in their rituals and orgies, live in the jungle and feel the nature as never before. This is a must read.

  • Simsian
    2018-09-30 03:39

    The books intent is largely philosophical, with a gap-laden but enjoyable narrative. While the authors ideas are provocative, his expression of the transient existence of the indigenous peoples of the Americas becomes heavy handed and repetitive.

  • Deanne
    2018-09-25 23:38

    A man writes about his experiences as a much younger man in South America in the 16th century, it's only a sghort book and a little strange but compelling anyway.

  • Ross Mcelwain
    2018-10-11 06:48

    One of the best books I've ever read.

  • Juanjo Conti
    2018-09-22 07:35

    Me gusta el estilo, los párrafos interminables, la cadencia del lenguaje, la palabra justa.

  • Nacho
    2018-09-21 03:00

    No leí mucho de Saer pero este me voló la cabeza. Todavía recuerdo algunos fragmentos y vuelvo a viajar a esa tierra.No podia parar de leerlo.

  • Zoe Luhtala
    2018-10-15 23:50

    some of the most beautiful passages i've read in a long time.

  • Eduardo
    2018-10-18 05:55

    El narrador se embarca desde España como grumete en el siglo XV o XVI, a sus 15 años, en un viaje que quiere alcanzar las islas Molucas en Indonesia pero que en su lugar llega a lo que parece Suramérica. Luego de llegar al nuevo continente, deciden un día mandar una partida de reconocimiento de diez marinos, donde se incluyen al capitán y al narrador, al interior de la selva. En tierra son asaetados y muertos por indígenas, excepto el narrador, quien queda vivo y a quien acogen con muestras de deferencia y cierto respeto. Esos indígenas pertenecen a una muy extraña tribu de caníbales, que se comen a los nueve cadáveres en un banquete descrito con lujo de detalles por el narrador de Saer. Nunca se explica bien por qué no lo devoran también, mas pienso (mi interpretación) que el adolescente sirve de ‘chivo expiatorio’ al revés, como si los comehombres no quisieran disgustar demasiado a los dioses con su salvajada, diciéndoles: ‘Éste se lo vamos a dejar a ustedes, para que se muera humanamente y se encarguen de él’. Ese evento de canibalismo es la columna vertebral de toda la historia. Escribí ‘muy extraña’ tribu porque es una pequeña sociedad ‘semicivilizada’ de claroscuros, donde los claros son utópicos, y diabólicos los oscuros, que se alternan como temporadas, la primera extensa, cuasi edénica, la segunda breve e intensa (que incluye una canibalada de europeos o de otros indígenas; la ‘fiesta espantosa’, la llama el narrador), en el curso de un año. El relato lo escribe el narrador a los 75 años [no como indica Goodreads], seis décadas después de los eventos anteriores, cuando contaba 15 (“Han pasado, más o menos, sesenta años desde aquella mañana...”).La novela tiene en la primera parte la cadencia y el matiz de las crónicas que escribieron los españoles después que conquistaron América [cuando describían a los lectores europeos las maravillas y a los salvajes que encontraban]; es decir, Saer intenta imitarlas y lo logra con éxito. El tercio último adquiere un carácter filosófico o sociológico, donde el narrador interpreta, desde la distancia del tiempo aquellos sucesos y experiencias que vivió con los indígenas.Un pormenor interesante de la narración, que no se desarrolla, se refiere a un hecho que por lo general se omite, disfraza o tergiversa en los textos de ficción o históricos sobre la vida en el mar para los marineros y piratas en los siglos anteriores al veinte, y es la homosexualidad coyuntural en la tripulación, cuando navegaban en medio del océano, en un buque lleno de hombres de todas las edades y condiciones, lejos del prostíbulo de puerto de donde venían o adónde iban, en travesías que duraban semanas o meses de por medio (“Yo quería llegar a [las] regiones paradisíacas: pasé, por lo tanto, de mano en mano y debo decir que, gracias a mi ambigüedad de imberbe, en ciertas ocasiones el comercio con esos marinos –que tenían algo de padre también, para el huérfano que yo era– me deparó algún placer: y en ese ir y venir estábamos cuando avistamos tierra”).

  • Mariano
    2018-09-20 02:38

    Una lectura distinta a la que acostumbro. Tengo los cuentos completos de Saer que compré en vida del autor (así que posiblemente no sean muy completos) pero nunca leí más de 2 o 3 así que podría decir que esta novela es mi primera incursión victoriosa en el escritor santafecino. El argumento sirve el próposito de destacar lo subjetivo de la memoria, los recuerdos y el lenguaje, ya sea por la validez que el narrador da a sus propias vivencias o lo que percibe en su convivencia con la tribú Colastiné, sus costumbres y lenguajes y la razón por la cual lo mantienen vivo.La acción que se da en los dos primeros tercios del libro se transforma en un discurrir de analisis y conclusiones en el último tramo para sorprendernos con unas últimas imagenes increiblemente poeticas hacia el final (el indio que el narrador ve morir y que se ha comportado distinto con él que el resto de la tribu y la descripción de un eclipse lunar).

  • Barby
    2018-09-26 04:03

    "Así es como después de sesenta años esos indios ocupan, invencibles, mi memoria. No puedo verlos separados del cielo inmenso, azul y luminoso, que a la noche se llenaba de estrellas. [...] A los recuerdos de mi memoria que, día tras día, mi lucidez contempla como a imágenes pintadas, se suman, también, esos otros recuerdos que el cuerpo solo recuerda..."

  • Chad
    2018-09-18 03:02

    Spectacular!! I read the first 100 pages twice. So very thoughtful and original there were whole sections that I highlighted multiple times. I've never read anything like the Witness. I will be reading more from how author.