Read Muerto el perro by Carlos Salem Online

muerto-el-perro

Cuando Piedad, la viuda, mujer beata y hermosa a punto de cumplir los 50 años, se despierta ese lunes, no sabe que su vida cambiará para siempre. Hace un mes que su marido, Benito, ha fallecido en un accidente de tráfico. Hija de campesinos enriquecidos por una herencia, Piedad ha llevado una vida ociosa, mareada por la religiosidad heredada de su madre. Piedad, se ve sacuCuando Piedad, la viuda, mujer beata y hermosa a punto de cumplir los 50 años, se despierta ese lunes, no sabe que su vida cambiará para siempre. Hace un mes que su marido, Benito, ha fallecido en un accidente de tráfico. Hija de campesinos enriquecidos por una herencia, Piedad ha llevado una vida ociosa, mareada por la religiosidad heredada de su madre. Piedad, se ve sacudida por esta inesperada situación y se impone la misión de salvar su patrimonio y desvelar la verdad de lo ocurrido. Una nueva Piedad, en contradicción con la antigua, se lanza a un mundo sórdido habitado por personajes heterogéneos, desde un asesino aficionado al cultivo de orquídeas a un mafioso telepredicador ruso, una amiga poco recomendable, un policía angelical, un aventurero argentino o un eterno admirador desde los tiempos de su juventud....

Title : Muerto el perro
Author :
Rating :
ISBN : 9788492840809
Format Type : Paperback
Number of Pages : 336 Pages
Status : Available For Download
Last checked : 21 Minutes ago!

Muerto el perro Reviews

  • Mariano Hortal
    2019-06-06 08:02

    Publicado en http://lecturaylocura.com/muerto-el-p...“Muerto el perro” de Carlos Salem. La mujer es la verdadera protagonistaTras haber leído unos cuantos libros del argentino Carlos Salem, empezar las páginas de “Muerto el perro”, su último libro publicado por Navona en su sello negro, me demuestran dos hechos fundamentales: el estilo es muy personal, reconocible por una serie de rasgos distintivos que comentaré a continuación; el segundo hecho es que está en perfecta forma y vuelve a la senda de sus primeras novelas policíacas.Quien no haya leído al autor, ¿qué puede encontrarse? Yo mismo contesto: una sabia mezcla en la que confluyen el buen humor, el sexo en su vertiente más sensual, una trama policíaca negra que nos guarda siempre un giro final sorprendente y, en esta ocasión, la potencia de un personaje central femenino que se convierte en paradigma de la eterna lucha de la mujer contra el sempiterno patriarcado que la oprime.Piedad de la Viuda, con ese nombre, es la protagonista de la que hablo; una mujer que se dará cuenta, a la muerte de su marido, de que todo no pintaba de rosa: la mentía con frecuencia, la dejó una empresa en bancarrota, etc… La beata y comedida Piedad, aficionada a la utilización de refranes en cualquier momento, representará su situación de una manera muy gráfica:“No sé los boleros. Pero los refranes, a veces mienten.Uno de los de papá afirma que: “muerto el perro, se acabó la rabia”.Y el perro ha muerto.Pero una voz dentro de mí me dice que la rabia acaba de empezar.”Esa rabia irá en aumento según avance el libro y pasen las páginas sin que casi ni nos demos cuenta, se producirá una brecha en su identidad, la situación la obligará a que su parte más salvaje (o eso cree ella) salga cada vez más a relucir, esa “Otra” representa su lado oculto, el que ha estado más cohibido a lo largo de los años; lo terrorífico para ella será darse cuenta de que, en realidad, este lado no es tan peligroso, sino que ella misma es la que está evolucionando más allá, en una escalada de violencia:“Que lo mataste, Piedad. No fui yo, fuiste tú. Lo mataste sin una sola vacilación, y con un crucifijo. Por eso calle y volví a esconderme. Porque tuve miedo de ti.”Afortunadamente esta evolución no se producirá únicamente en este incremento exponencial de la violencia, sino que, al mismo tiempo, se producirá una progresiva desinhibición de todo lo que no sacaba por darle miedo, que le hará brillar con luz propia:“Busco en mi flamante teléfono hasta dar con un hotel de cuatro estrellas que no quede demasiado cerca de las calles más transitadas. Hago una reserva para dos personas a mi nombre, que pago con la tarjeta de crédito, y cuando acabo las gestiones, Svetlana me mira con admiración. Lo curioso es que la Otra, dentro de mi cabeza, me mira de un modo parecido. “Sabía que si te daban un buen revolcón acabarías espabilando, Piedad, me dice. Pero no pensaba que tanto.”Camino orgullosa, fingiendo por dentro y por fuera una seguridad que estoy lejos de sentir. Ellas confunden con una llama lo que es el vacilante destello de una vela que el viento de la realidad apagará en cualquier momento. Pero por ahora, me ilumina.”Salem, a la búsqueda siempre de la mejor imagen que nos refleje la situación, no duda en buscar metáforas operísticas que vuelven lo sexual en algo sensual y divertido a un tiempo, no me resisto a poner un ejemplo de esto como es el siguiente párrafo, una verdadera muestra del buen hacer del argentino:“Ya no. Ya no más cantos gregorianos que mueren en el primer compás.Esta noche seguiré cantando ópera con cada poro de mi piel como si fuera un sexo o una garganta que recibe todo y todo lo da. Esta noche soy María Callas, cantando el aria de su vida para un solo espectador que no puede evitar aplaudir en mitad de la función. Y aunque le deba tanto a Ricardo, ese espectador soy yo.Él acaba de entrar al dormitorio. Me ve desnuda y famélica y prima dona de esta gala.Se levanta el telón. Y en su cuerpo, se levanta algo más.”La trama está llevada de manera muy satisfactoria y, como ya avancé, nos guarda sorpresas en su parte final, consiguiendo que el resultado definitivo sea más que recomendable. Quizá no sea “Matar y guardar la ropa” (para mí, sigue siendo su obra más redonda) pero, indudablemente, es una novela negra que nos trae de nuevo al mejor Salem tras el irregular “Un jamón de calibre 45”.Como último apunte, es mi percepción, debería leerlo una mujer para confirmarlo, pero me da la impresión de que Salem sabe escribir y reflejar bien el carácter de la mujer protagonista; y esto, no tan sencillo de realizar por la mayoría de escritores, le puede traer un público eminentemente femenino, sin descuidar al masculino, claro. Creo que es una virtud difícil de encontrar, aunque puedo estar equivocado. Nunca se sabe.

  • Winnielou
    2019-06-01 07:20

    Un polar marrant et léger. J'ai bien aimé la fantaisie qui anime ce polar du début à la fin et le dialogue entre l'héroïne et sa petite voix intérieure. L'auteur connaît bien la religion catholique et l'utilise à bon escient, avec la distance qu'il faut pour s'en moquer (c'est un exercice périlleux, il s'en tire super bien). J'ai moins apprécié l'ambiance érotique, les descriptions surtout qui ne sont pas du tout réalistes, au bout d'un moment c'était vraiment lassant.

  • Juan Jiménez García
    2019-06-14 10:01

    Carlos Salem. Sin PiedadTenemos a Piedad. Volvamos unos pasos atrás. Teníamos a Lidia. En la anterior novela negra de Carlos Salem, Jamón calibre 45, uno de los personajes más complejos (por vida) era Lidia, de la que no desvelaremos mucho, pero que digamos que había descubierto que dentro de ella había todo un mundo de posibilidades. En breve: la distancia que lleva de la mejor amiga de todos a mejor amante de muchos más. Tal descubrimiento se merecía una novela, y la novela, en buena medida, es Muerto el perro.Como Lidia, Piedad descubre, tras la muerte de su marido, que frente a la de siempre, hay una de nunca. La de siempre era la esposa de su marido, disfrazada de espantajo, animal de confesionario, devota de sus padres, los boleros y las frases célebres para cualquier ocasión. Los tiempos cambian. El ambicioso de su marido, timonel de su fortuna (en fase “el barco se hunde”), muere en un accidente de tráfico. Morir en un accidente de tráfico es fácil si te joden los frenos. Hundir la empresa de la mujer también, si pensabas largarte a países más cálidos acompañado de alguna mujer surgida del frío, pero de sangre caliente. Cuando a la Piedad de siempre le mueven bajo los pies el mundo de siempre, es momento de enfrentarse a la nueva situación con un nuevo pelaje. Más ligero.Así, ha llegado el momento de descubrir cosas. De momento descubre que hay alguien dentro de su cuerpo, especie de Pepito grillo pero más excitada de lo que lo estaba él. También que tiene un buen problema financiero. Y además: que hay gente que la busca, con cierta hostilidad. Conclusión: descubre que a sus cincuenta años posee un cuerpo apetecible y del que aún puede hacer buen uso. Que el tiempo perdido, en según qué circunstancias, sí que se recupera. Que tiene una facilidad innata para el asesinato. Que la confesión no es necesariamente el camino más corto para la liberación. Y alguna cosa más.Hay que reconocer que Carlos Salem es un tipo atrevido. Al fin y al cabo, escribir una novela negra protagonizada por una mujer, desde su propia intimidad como mujer, tiene algo de osadía. No le sale mal, desde luego. Al contrario (aunque tampoco está uno en la posición de decir: las mujeres no somos así, es cierto… vamos a dejarlo en la sufrida intuición).Bajo un ritmo trepidante, entre rusos, argentino, policías y ladrones (de guante blanco o intenciones oscuras), predicadores a lo Chester Himes, nostalgias familiares provincianas, descubrimientos sexuales, viejas historias de juventud, citas famosas y boleros no menos famosos, Carlos Salem traza un pequeño retrato de nuestro tiempo. Bah, un fragmento. Luego abrimos el periódico y esos pobres hampones de la novela palidecen. Y sin Piedad.Quedémonos con la invitación a dejar los viejos hábitos y volvernos seres hambrientos de todo. Por lo pronto, devoradores de hojas negras.Escrito para Détour.

  • Imanol
    2019-06-10 02:26

    Novela grandiosa, hilarante de principio a fin que conlleva el descubrimiento del maravilloso Carlos Salem, lo cual no hace si no confirmarme lo "ignorante" que soy en este nuevo género de novela negra que tanto me ha atrapado.El estilo de Carlos me encanta: sus descripciones son breves, pero exactas; sus personajes son mundanos, pero complejos; y la trama de este libro en concreto es sensacional. Desde la primera página hasta la última te engancha gracias a su protagonista, Piedad, una mujer del montón que abunda hoy día pero que tiene "mucho que decir" tras la muerte de su marido.Destacaría la ironía, presente en toda la novela, y la capacidad del autor de ponerse en la piel de una mujer y hacernos ver qué siente ésta y cómo (cuando lleguéis a las escenas de sexo entenderéis este comentario...).Después del inigualable Juan Madrid, mi descubrimiento del año!

  • Arantxa Baños
    2019-06-04 07:00

    Me gusta como escribe este autor. Bastante. De alguna forma, me recuerda un poco a Carlos Ruíz Zafón (no le alcanza, pero es que eso es muy muy difícil), y tiene un algo especial con las escenas de sexo y eróticas, que hace que parezcan algo más, pero dejando claro a la vez que son algo terrenal. Como novela, está muy bien el argumento, excesivamente desquiciados todos los personajes, pero quién sabe, la vida raras veces es normal. La verdad, es que creo que es un autor que puede dar cosas muy grandes para la literatura si sigue escribiendo y mejorando.

  • Atram_sinprisa
    2019-06-08 02:00

    Novela divertida y rapidísima con tanta moraleja como hacen alarde los refranes de Piedad, nuestra protagonista. Una mujer, a punto de cumplir los 50, estrena viudedad y forma de vida. Las circunstancias le obligan a ello, porque su marido la ha dejado en la ruina.La búsqueda de un dinero perdido y sobre todo de su propia identidad, la guiarán a lo largo de una semana de asesinatos y sexo desatado.

  • Nerea Díaz
    2019-06-02 03:06

    Uno de los mejores libros que he podido llegar a leer, sin duda este autor no deja hueco para decepciones. Ojalá nos deje muchos más libros para poder seguir viendo la vida desde su punto de vista tan moderno, tan humilde, tan de andar por casa.